Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El Г©pico viaje sobre un conjunto de pupilos en un autobГєs viejo mГЎs allГЎ sobre la Cortina de Hierro

El Г©pico viaje sobre un conjunto de pupilos en un autobГєs viejo mГЎs allГЎ sobre la Cortina de Hierro

1968 CRD253 Group De Escocia a Estambul por medio de Pisa.

En el veranillo de 1968, un conjunto sobre colegas adaptГі un autobГєs de dos pisos asГ­ como se han sido sobre viaje en Г©l por Europa de el Este.

Patrocinado por dos fabricantes de whisky escocГ©s, se encontraron con tanques soviГ©ticos, una escasez de cerveza rumana y no ha transpirado un expuesto paso sobre montaГ±a yugoslavo.

El autobГєs era un primitivo AEC Regent MkII sobre Reading Transport Corporation, un prototipo que ahora goza de su misma pГЎgina de Wikipedia asГ­ como un pГєblico fiel.

Seguidamente de asistir por mucho lapso al pГєblico, el autobГєs estaba estacionado con la variaciГіn de reliquias desechadas afuera sobre un garaje en Spittalfield, una pequeГ±a poblaciГіn al norte de Perth, en Escocia.

Ian Jack desplazГЎndolo hacia el pelo su amigo Dave Stickland tenГ­an vagos planes para algГєn modelo sobre trayecto sobre estГ­o.

Pasando por delante del garaje un jornada sobre mayo de 1968, los alumnos vieron los autobuses y, por capricho, se detuvieron Con El Fin De indagar el valor de los un piso.

Costaban unos US$520, increГ­blemente caros.

Pero, exacto cuando se iban, el dueГ±o de el garaje los llamГі desplazГЎndolo hacia el pelo les ofreciГі alguno de 2 pisos, con menos demanda, por hasta una fracciГіn de el costo.

Mercar un vehículo tan grande era “una idea ridícula”, por lo que declinaron y se fueron, dice Ian.

“Pero posteriormente regresamos a la universidad así como se corrió la voz desplazándolo hacia el pelo, sobre arrebato, los usuarios quiso darme una cosa de dinero para comprarlo”.

El camino

El viaje estaba en velocidad. La joya sobre la ingenierГ­a britГЎnica construida en Southall estaba a momento sobre encontrarse con la Europa continental.

Quitaron los asientos de dar lugar a los colchones donados por su universidad, St Andrews.

Compraron trozos de alfombra, y Wendy Scott, la de las doce compaГ±eras sobre trayecto, hizo cortinas de la cubierta de arriba, tanto Con El Fin De las ventanas como para colgarlas en los dormitorios, para dar a las cinco estudiantes a lado algo de intimidad.

Read More